I.
II.
III.
IV.
V.
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
ambientación
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
Tramas y Clases
0000

Gryffindor

0000

Hufflepuff

0000

Ravenclaw

0000

Slytherin

J. GryffindorPr. Apellido
J. HufflepuffPr. Apellido
J. RavenclawPr. Apellido
J. SlytherinPr. Apellido
gry vs huff

dia - hora

rav vs sly

dia - hora

gry vs rav

dia - hora

huff vs sly

dia - hora

Capitán G.Apellido
Capitán H.Apellido
Capitán R.Apellido
Capitán S.Apellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas

Do I Wanna Know If This Feeling Flows Both Ways?⋊ Yossie ⋉

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Seo Yu Na Miér Oct 14 2015, 10:42
No podía creerse lo que estaba oyendo. Estaba mirando la puerta del cubículo del baño en el que estaba, el único sitio donde podría tener privacidad para tomarse un par de píldoras para el dolor de cabeza sin que nadie se inventase una historia extraña sobre las pastillas, con los ojos como platos y con la mandíbula casi dislocada. Hasta ahí llegaba la magnitud de su asombro. No sabía si era por lo que acababa de escuchar, por quién lo había dicho o por la persona a la que implicaba. Yu Na nunca había sido de esas personas que ponían demasiada atención a los cuchicheos o se dejaba llevar por los estúpidos rumores que corrían por los pasillos y viajaban de persona en persona, sin embargo en esta ocasión su cerebro parecía haber perdido toda capacidad de razonamiento y le estaba restregando una imagen simulada de la historia que había oído por error.

En cierto modo Yunaria se sentía utilizada, ya que desde su punto de vista ella misma había coqueteado con aquel chico. Para ser exacto eso no era correcto del todo, no es como si ella lo hubiese hecho a propósito, simplemente sus instintos femeninos despertaban e inconscientemente puede, o puede que no, flirtease. ¿Qué pasa? Todas las chicas conocen en algún punto de su vida esa persona con la que tonteas sin darte cuenta, los demás lo notan y tratan de avergonzarte con ello haciendo bromitas. Pues a ella le pasaba con este chico en concreto, no era consciente de lo que hacía, solo actuaba de forma genuina. De hecho, nunca se había dado cuenta  de lo que estaba haciendo hasta que una de sus compañeras de grupo le preguntó si había logrado conseguir una cita con él. Desde ese momento se había comportado de forma extraña, ya que cuando notaba que empezaba a coquetear cambiaba el tema de forma brusca y se alejaba de forma no muy disimulada.

Salió de allí, después de recuperarse del shock, aún no había asimilado lo que aquellas modelos habían comentado sobre el idol con el que trabajaron. Al parecer las estrellas de aquel mes de la revista eran Beast y Ace of Angels, así que ambos grupos habían estado frecuentando la redacción. El grupo masculino había comenzado con la sesión de  fotos, una vez lista habían procedido a realizar la entrevista, que era lo que estaban haciendo ahora. Por el contrario AOA habían comenzado de forma inversa a sus compañeros de profesión y ahora estaban en el estudio fotográfico decidiendo qué conjunto le iría mejor a qué integrante, o era lo que estaban haciendo cuando Yu Na se fugó, habiendo avisado a Min Ah de que se lo comentase a Ji Min para evitar problemas. Dándose cuenta de todo el tiempo que había perdido a causa de su espanto ante lo oído, se apresuró hasta el ascensor y casi fundió el botón de tanto pulsarlo.

Estaba a nada de decidirse a usar las escaleras cuando el timbre del ascensor la alertó de su llegada. Esperó, no tan pacientemente a que el número del piso que esperaba apareciera en el indicador, resoplando cual niña pequeña cuando este se pasó tres pisos antes de lo debido. Todas las personas del ascensor salieron, a excepción de ella y otra persona entró. Yun estaba tan centrada en la pequeña pantalla que no se dio cuenta de quién el que se adentró en la cabina con ella. Suspiró aliviada cuando por fin las puertas se cerraron y el aparato retomó su ascenso, y aún así ella no podía dejar de dar golpecitos con el pie en el suelo, reproduciendo palabra por palabra de lo que se enteró del baño. Aquellas chicas estaban relatando cómo habían estado ligoteando con el vocalista de Beast, Yo Seob y como una de ellas había llegado más allá con él en no sé qué sitio del edificio. Se sorprendió a sí misma clavándose las uñas en las palmas de las mano, a causa de la rabia.

¡Ostras! — La exclamación se le escapó al sentir el traqueteo del ascensor, haciendo que se tambalease en busca de mantener el equilibrio. El elevador se había quedado suspendido en el aire, dejándola encerrada en medio de sabe Dios qué piso porque las luces parpadearon y la pantalla se puso a hacer cuentas matemáticas avanzadas, no exactamente eso pero sí había dejado de marcar el piso para poner símbolos extraños. — Vamos hombre, no me jodas. — Aquellas palabras le salieron del alma al darse cuenta de que por más que apretase los botones del ascensor no se movía ni medio milímetro. No obstante, para susto el que se llevó al darse la vuelta y ver al protagonista de las historias de las modelos allí plantado. No solo se había quedado encerrada, no, lo había hecho con sus némesis del momento. Grandioso. Para grandiosa la reacción de la chica, que nada más verlo pegó un brinco seguido de una sarta de palabras mal sonantes nada atractivas si provenían de una joven como ella. — ¡Santo Cristo! ¡Joder! Mierda, esto no me lo esperaba. Casi se me sale el corazón…
Seo Yu Na
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 26/04/2015

Seo Yu Na

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yang Yo Seob Vie Oct 23 2015, 23:18
Llevaban todo el día encerrados en ese dichoso edificio y Yoseob comenzaba a desesperarse. Necesitaba salir y hacer algo, comer algo decente y respirar aire fresco. Esas jornadas de entrevistas le estresaban en sobremanera, aunque dentro de todo ese día la había disfrutado bastante. Resultó ser que la chica que les preparaba el vestuario para la sesión fotográfica era muy simpática, un "amor de niña", como diría su madre, así que entre foto y foto la pasaban bromeando y charlando sobre vanalidades. Además Kikwang estaba especialmente idiota ese día, no había parado de hacer tonterías desde que salió de la cama y, aunque jamás lo admitiría tan claramente delante de su compañero, le encantaba que así fuera. El chico de los labios de negra se había pasado la mañana imitando al Príncipe Philip, su personaje en el musical de Robin Hood, con la excusa de que tenía que prepararse para la entrevista. En realidad, tan solo Seob tendría que hablar sobre el musical, pero ninguno se había propuesto detener la labor del chico y continuó con sus imitaciones.

Después de la sesión de fotos tocaba la entrevista y Yo Seob prefería no pensar en la clase de preguntas que les harían ese día, a saber qué se inventaban esa vez. Pero antes de comenzar, a los integrantes de Beast les dio un antojo, de esos típicos de embarazadas, y él era el encargado de solventarlo. Así que ahí se encontraba, rumbo a la cafetería para comprar seis bubble teas. Cómo odiaba perder al piedra, papel o tijera.

Llamó al ascensor y esperó a que llegase a su piso, pero cuando las puertas se abrieron se llevó una gran sorpresa. ¿Qué hacía allí Yu Na? Un comentario de Doojoon diciendo que las chicas de AOA también tenían entrevistas esos días acudió a su mente. Se le había pasado por completo que el grupo de su amiga estuviese en el edificio. Con un saludo algo tosco por el desconcierto y una sonrisa se adentró en el ascensor, pero el hecho de no recibir respuesta le llamó la atención. ¿Le estaba haciendo el vacío? No lo creía, Yu Na ya era mayorcita para esas cosas. Se cruzó de brazos y se recargó contra la pared del solitario ascensor, esperando que llegase a la planta de la cafetería.

— ¡Woh! —exclamó cuando sintió el movimiento brusco de la cabina y, como acto reflejo, estiró los brazos hacia la chica al ver cómo esta perdía el equilibrio por un momento. Aunque en realidad su ayuda no hacía falta y se sintió ridículo antes de bajar los brazos.— Parece que se ha parado. Perfecto, sencillamente perfecto —comentó. Pero lo que no se esperaba era la reacción de la chica, que gritó nada más verle. ¿Acaso era tan feo a sus ojos? — ¡Oh, no me lo puedo creer! Solo soy yo, YuNa. ¿Cómo puede ser te sorprenda más que yo esté aquí que el hecho de que estemos encerrados en esta mierda de ascensor? —refunfuñó, con el ceño levemente fruncido. No estaba enfadado pero no sabía cómo reaccionar ante eso.

Se acercó al panel de botones, pasando por su lado como quien no quiere la cosa, y presionó el botón de alarma. Y lo presionó otra vez. Y otra vez. Hasta que perdió la cuenta. Sin embargo, no escuchó ningún sonido, el botón estaba roto. Sin pensarlo le dio un leve puñetazo al panel, con la esperanza de que así volviese a funcionar, pero no había manera.

— ¡Oh, joder, esto es increíble! Seguro que podemos pasarnos aquí horas antes de que nos encuentren —gimoteó en tono apesadumbrado, volviendo a recortarse en la pared. Eso era lo malo de ser famosos, se veían obligados a usar uno de los ascensores secundarios para que no los viera todo el mundo, de esos que nadie se preocupa por si están en buen estado o dejan de estarlo.
Yang Yo Seob
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 27/04/2015

Yang Yo Seob

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.