I.
II.
III.
IV.
V.
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
ambientación
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
Tramas y Clases
0000

Gryffindor

0000

Hufflepuff

0000

Ravenclaw

0000

Slytherin

J. GryffindorPr. Apellido
J. HufflepuffPr. Apellido
J. RavenclawPr. Apellido
J. SlytherinPr. Apellido
gry vs huff

dia - hora

rav vs sly

dia - hora

gry vs rav

dia - hora

huff vs sly

dia - hora

Capitán G.Apellido
Capitán H.Apellido
Capitán R.Apellido
Capitán S.Apellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas

Rotten to the Core ♔ Jay.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Evelyn R. Grimhilde Miér Oct 21 2015, 14:29
Rotten to the Core


« You're daughter have grace
but she have to take better care of her face
if she wants to be the fairiest.
»


Las burlas de su psicótica madre la perseguían hasta en el mundo onírico, jamás podría esta a salvo de la voz de esa mujer. Muchos le habían comentado lo bonita que era, tratando de que ella se diera cuenta de que las cosas que le había dicho la Reina Malvada eran falacias. Pero ¿cómo podía ella creerles cuando había pasado diez años en soledad con su progenitora oyendo ese tipo de cosas a cada instante?

Había quién creía que Evie era una adolescente superficial que solo estaba interesada en su apariencia física, mas ellos no podían entender cuán insegura era la chica y que por más que todos vieran su belleza externa ella no podía encontrar más que los defectos que siempre habían sido criticados con dureza por su madre. En la isla la Reina Malvada le impedía salir de casa sin aprobar su aspecto, más de una vez había llegado con un retraso más que considerable a las citas con sus amigos por culpa de que su madre le obligaba a cambiarse y arreglarse nuevamente.

Un nuevo recuerdo de la imitación del espejo mágico, con el que su progenitora estaba obsesionada, protagonizada por esta mismo la trajo de vuelta al mundo terrenal. Abrió los ojos de golpe, con el pánico azotando su anatomía. Tardó un par de segundos en recordar dónde estaba, en Auradon lejos de las constantes burlas de la Reina. Suspiró aliviada y miró a sus alrededores, cayendo en la cuenta de que se había quedado dormida en la biblioteca.

Se encontraba en aquel lugar porque había accedido a hacerle los deberes a Chad, con quien trataba de hacer las pases después de la catástrofe de la fiesta familiar. No es que siguiese teniendo un crush con ese cretino, sino que estaba convencida de que si conseguía entablar una relación con un príncipe las continuas persecuciones mentales de su madre desaparecerían. Era una tontería en realidad, pero también era lo único que se le había ocurrido.

Necesitó terminar esto de una vez, o acabaré volviéndome loca. – Quizás hace tiempo que lo estaba, después de todo solo la gente con enfermedades mentales oyen voces en su cabeza ¿no?  



Evelyn R. Grimhilde
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 20/10/2015

Evelyn R. Grimhilde

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jay D. Visir Sáb Nov 07 2015, 08:40
Si algo sentía hacia su figura paterna era vergüenza, demasiada, puesto que su obsesión con las lámparas mágicas con genios dentro nunca dejaría de existir, y aún si trajera varios cachivaches que no servían para tanto, no eran de su agradado. Recordó la vez que estaban encerrados en la isla de los perdidos, cuando conocieron a Evie, era increíble que su madre dijera que la princesita malvada no fuera hermosa. Ocurría como con Carlos y Mal, los consideraba por debajo de su maldad.

Y ahora se habían rebelado contra sus padres, saliendo bien su jugada ya que en donde estaban no podían tocarlos o obligarlos a hacer tareas que no eran de su agrado. Robar era fácil, pero, ¿alguien pensó en cómo se sentiría en realidad por dentro? Ni todo el oro del mundo conseguía una gran satisfacción como la que sentía ahora con tener un gran equipo, asistir al colegio y sus amigos, quizás también el echarle el ojo de vez en cuando a cierta peliazul.

Por eso acudió a la biblioteca en su búsqueda, pero para cual fue su sorpresa dejándolo anonado que estaba haciendo deberes y no precisamente los suyos, conocía bien el actuar de la contraria además de haber visto sus papeles encima del escritorio de la habitación que compartía con la hija de Maléfica.

Un acercamiento rápido por detrás ayudó a que leyera por encima, arrebatándole inesperadamente uno de los cuadernos, sabía de quien era esa letra aparte del inconfundible nombre de "Chad, el príncipe encantador" a un costado. Quería juzgar a su compañera por estar realizando esos trabajos de una persona tan patética como él y que osó encima a acusarla de caza fortunas. Aclaró su voz antes de hablar, cogiendo un mechón de su cabello con la mano libre y llamar su atención de forma más directa, intentando mostrar una sonrisa cuando ardía un poco por dentro.— ¿Es una especie de broma o es real? —Juguetón por opacar los ligeros celos, movió el cuaderno por delante de su rostro, tomando asiento en la misma mesa al lado de ella. Esperaba una explicación cuerda de esto, no creía que Evie siguiera detrás de ese patán... ¿Verdad?
Jay D. Visir
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 20/10/2015

Jay D. Visir

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.